Efectos de la cuarentena por COVID-19 en la reducción de Vitamina D

RSS
Efectos de la cuarentena por COVID-19 en la reducción de Vitamina D

La mayoría de los países han optado por la cuarentena estricta o parcial como medida de mitigación de contagio del virus COVID-19. El confinamiento se ha extendido por varios meses, dejando a las personas con pocas posibilidades de realizar actividades al aire libre, incluso, los deportistas han tenido que realizar sus entrenos en espacios cerrados. Esta situación de encierro generó cambios en los hábitos de vida de las personas, entre ellos, la disminución de tiempo en la exposición a la luz solar.

Nuestro organismo requiere de Vitamina D, ésta se forma de protaminas, una de origen animal (D3) y otra vegetal (D2). Por tanto, los seres humanos la obtenemos cuando consumimos espinacas, lácteos, pescados, etc.; sin embargo, los alimentos solo poseen pequeñas cantidades.

Así que la mejor forma de recibir Vitamina D, es mediante la exposición a la luz solar. Los especialistas señalan que bastan entre 10 y 15 minutos al día para obtener cerca de 800 unidades internacionales (UI). En comparación, si consumimos, por ejemplo, huevo o leche, únicamente obtendremos entre 40 - 80 UI.

Por tanto, la nutrición no es suficiente para suplir las necesidades diarias de esta vitamina. Dependiendo de la edad de las personas, si tenemos deficiencia de este macronutriente lo veremos reflejado en nuestra salud ósea y en el sistema inmunológico porque ciertas enfermedades como diabetes, algunos tipos de cáncer, obesidad, depresión, síndrome de ovario poliquístico, sarcopenia, y alopecia están asociados con deficiencias de vitamina D. Incluso, algunos autores resaltan que los niveles de esta vitamina podrían estar involucrados en los procesos de inflamación pulmonar.

Un dato interesante es que la deficiencia de Vitamina D, junto a la de magnesio, es de las más comunes en el mundo. Dentro de los hábitos alimenticios durante el confinamiento, se encontró un descenso en el consumo de lácteos, el cual coincide con otros estudios donde se plantea que las ingestas diarias de calcio y vitamina D, se encuentran por debajo de lo recomendado debido a que las personas, incluyendo a los atletas, han consumido más harinas y azúcares, derivado de la ansiedad producto del confinamiento.

RECOMENDACIONES

Aunque la medida de confinamiento ha resultado útil para desacelerar las tasas de muertes producto del COVID-19, también trae como consecuencia la baja exposición solar, produciendo cambios fisiológicos importantes. Teniendo en cuenta que ya existía una deficiencia general en los niveles de Vitamina D, las medidas de aislamiento preventivo impactan de forma negativa sobre los niveles de esta sustancia e incluso llega a reforzar deficiencias previas.

Está claro que la alimentación no basta para cubrir esas necesidades; sin embargo, es bueno considerar alimentarse lo mejor posible para intentar cubrir requerimientos de Vitamina D durante la cuarentena. La suplementación puede ser de gran utilidad en aquellas personas que presentan insuficiencias. Antes de considerar esta opción, es necesario determinar los valores de Vitamina D en sangre para posteriormente, con ayuda de un profesional en nutrición humana, establecer el suplemento a usar con su debida dosificación.

Se debe dar prioridad a la exposición a la luz solar. No basta con “asolearse un poco” y se deben tener en cuenta varios factores como: el tono/color de piel, la exposición a través de un vidrio o con el uso de bloqueador, la latitud geográfica, la presencia de nubes, entre otros. Lo ideal al momento de tomar el sol, es saber cuánto tiempo y qué tanto hay que exponerse a él. Personas con un tono de piel más oscura (mayor nivel de melanina) deberán permanecer mayor tiempo que aquellas con un tono de piel más claro. Además, se recomienda exponer la mayor superficie de piel al sol, de manera que con 10 minutos se produzca una cantidad considerable de vitamina D.

Por otro lado, es importante usar protector solar durante el tiempo de exposición y determinar el rango de horas del día en el que los rayos ultravioleta representen un estímulo adecuado (lo más recomendado es antes de las 10:00 a.m. y después de las 4:00 p.m.) aunque esto puede cambiar según la latitud geográfica donde se viva.

La alimentación antes, durante y después de tus entrenamientos es sumamente importante. Considera consumir hidratación y energéticos que incluyan vitaminas y minerales para que tu organismo no se vea afectado y disminuya tu rendimiento deportivo.

Recuerda que un atleta informado #CompiteMejor

Anterior

  • Blanca Fernández
translation missing: es.blogs.comments.comments_with_count_html
Escribe un comentario
Tu nombre:*
Correo electrónico:*
Mensaje: *

translation missing: es.blogs.comments.moderated

* translation missing: es.blogs.comments.required