HORARIO:

Lunes a Viernes de 10am a 6pm


ENVÍO GRATIS EN COMPRAS MAYORES A $2000.00 EN CDMX

DESCUENTO DE ENVÍO EN COMPRAS MAYORES A $500


Consulta


TÉRMINOS Y CONDICIONES DEL COSTO DE ENVÍO – FORTIA NUTRICIÓN

Calambres musculares asociados al ejercicio (EAMC) e hidratación

RSS
Calambres musculares asociados al ejercicio (EAMC) e hidratación

Los calambres musculares asociados al ejercicio (EAMC) son una de las condiciones más comunes que requieren asistencia médica durante o inmediatamente después de los eventos deportivos.

Los EAMC son particularmente comunes en los eventos de resistencia como las carreras de maratón, ultra-maratón, los triatlones y carreras de fondo en ciclismo.

En la medicina deportiva, la presencia de calambres durante o inmediatamente después de los ejercicios, generalmente se conoce como Calambres Musculares Asociados al Ejercicio (EAMC), que han sido definidos como 'contracción dolorosa, espasmódica e involuntaria del músculo esquelético que se produce durante o inmediatamente después del ejercicio '.

La deshidratación y el agotamiento de electrólitos son, a menudo, considerados juntos, y recientemente junto con la fatiga muscular, como “la tríada” que provoca los EAMC.

Los componentes fundamentales de esta hipótesis, señalan que el agotamiento de electrólitos (principalmente sodio) a través la pérdida excesiva de sodio en el sudor, junto con la deshidratación provocan EAMC.

 Está establecido que, durante el ejercicio, hay varios factores que contribuyen al desarrollo de fatiga muscular. Estos factores incluyen:

  • realizar ejercicios en condiciones medioambientales calurosas y húmedas,
  • intensidad creciente del ejercicio,
  • mayor duración del ejercicio y
  • agotamiento de las reservas musculares de energía.

Esta ampliamente documentado que existen varios mecanismos por los que el ejercicio en condiciones de calor provoca la aparición de fatiga muscular, independientemente del agotamiento de electrólitos o de la deshidratación. Por lo tanto, es posible que el mecanismo a través del cual el ejercicio realizado en condiciones medioambientales húmedas y calurosas pueda causar EAMC, no sea como resultado de deshidratación o agotamiento de electrólitos, si no debido al desarrollo de fatiga muscular.

La fatiga muscular durante el ejercicio puede presentarse si los atletas realizan ejercicio a una elevada intensidad o si el ejercicio ha sido realizado durante un período de tiempo prolongado. El tiempo de carrera más rápido (mayor intensidad del ejercicio) también tiene mayor probabilidad de causar EAMC.

Existen estudios que relacionan el agotamiento muscular con las reservas energéticas del músculo (principalmente glucógeno muscular) y el desarrollo de EAMC. Por lo tanto, para algunos especialistas en el deporte, se debe beber electrólitos, carbohidratos y sodio porque la combinación de estos fluidos son los responsables del retraso en la aparición de EAMC y del agotamiento en las reservas de energía del músculo (glucógeno).

Se sabe que cuanto más intenso, mayor duración y más adversas sean las condiciones ambientales a la hora de practicar un ejercicio físico, las pérdidas hídricas principalmente por sudoración, provocarán una deshidratación.

Estas pérdidas no solo están constituidas por agua, sino también por minerales (principalmente, sodio seguido de potasio, calcio, magnesio y fósforo), con lo que será necesario reponerlas para restablecer el balance hídrico y electrolítico de nuestro cuerpo.

El balance hídrico es indispensable para el buen funcionamiento de nuestros sistemas biológicos, cualquier alteración puede perjudicar e incluso suponer un riesgo para el atleta.

En el deportista, un correcto aporte hídrico antes, durante y después del ejercicio le ayudará a mantener el agua corporal total y a evitar las consecuencias de la deshidratación:

  • incremento de la frecuencia cardíaca,
  • incremento de la temperatura corporal,
  • cansancio,
  • calambres,
  • vómitos,
  • sed intensa,
  • piel seca,
  • taquicardia y
  • debilidad, entre otros.

 Adicionalmente, para algunos especialistas, las causas de sufrir de calambres se pueden deber a cualquiera de estos tres factores:

  1. falta de líquido en tu organismo/deshidratación
  2. déficit de sodio y/u otros minerales o bien a,
  3. cansancio muscular

Es importante que identifiques cuáles son las causas de los EAMC, acércate con un médico y con tu nutriólogo deportivo para que diagnostiquen correctamente el porqué de éstos, ya que si te autodiagnosticas puedes tomar una mala decisión, como por ejemplo, consumir magnesio (ahora se ha puesto muy de moda) y resulta que lo que tienes es deshidratación, no solamente no solucionaras el problema, sino que fatigaras a tu organismo pues deberá trabajar más para eliminar un posible exceso de este mineral.

Si lo que requieres es recuperar los electrolitos faltantes en tu organismo, puedes consumir una bebida isotónica que cumpla con los requisitos para aportar carbohidratos, electrolitos y sodio. Y, aunque no sea imprescindible, también puedan aportar otros minerales en menor proporción como, potasio, fósforo, calcio y magnesio.

En Fortia Nutrición contamos con productos de alta calidad que te ayudarán a combatir los calambres, por ejemplo, las cápsulas Antifatigue, Endurolytes, Heed, Fizz, Nuun, Tailwind y Saltstikc, entre otros.

Recuerda que un atleta informado #CompiteMejor

Anterior Siguiente

  • Blanca Fernández
translation missing: es.blogs.comments.comments_with_count_html
Escribe un comentario
Tu nombre:*
Correo electrónico:*
Mensaje: *

translation missing: es.blogs.comments.moderated

* translation missing: es.blogs.comments.required